Ana Cañas

 
 

A veces en los sueños nos encontramos angustiados ante la imposibilidad de articular una palabra que pugna por salir. Sabemos que es crucial, que todo depende de ella. Es la que da sentido o protege, la que pide auxilio o advierte de algún peligro inminente. La clave del enigma. Esa sensación de impotencia al querer hablar y no poder hacerlo es la que lleva a pensar en la irracional fuerza simbólica del lenguaje. Las pinturas de Ana Cañas parecen representar esa lucha. Y lo hacen en un escenario en el que la fuerza de la forma y el color son capaces de expresar de una manera más completa esa palabra muda.

Son obras conformadas por fragmentos y elementos diferenciados que entran en un juego dinámico y compensatorio. Se absorben de un vistazo porque la composición es coherente, como una frase bien articulada. Hay elementos comunes: círculos de colores, personajes de pesadilla que surgen del inconsciente, el desdibujado peatón de las señales de tránsito. Y, aquí y allá, palabras casi borradas, tachadas, inservibles. Las palabras no bastan es el título de un conjunto de cuatro piezas que lleva a pensar en una organización de símbolos que emiten un mensaje secreto.

 

Más de quince años dedicada principalmente al diseño gráfico apartaron a Ana Cañas del lienzo y la pintura. Su regreso es como una explosión ordenada. Aunque esto suene a contradicción no lo es. Queda la confianza justificada en la composición armónica del cuadro, aunque los elementos que entran en juego provienen del lugar más alejado de la línea limpia y el mensaje con un objetivo concreto. Recuerda al universo rico y siempre inquietante de Jean-Michel Basquiat. Menos torturado e insistente, pero igual y deliberadamente críptico. La artista parece haber heredado la mirada atenta del art brut, en busca de la belleza espontánea de los grafitis callejeros o de un cartel rasgado que entra en alianza con un muro corroído. Para guardar y preservar esos hallazgos a veces los guarda en cajas. Los atesora, los combina, los revuelve y con ello incita a una cambiante arqueología del símbolo. Las claves de un cuento construido con la urgencia que tienen las palabras pronunciadas en los sueños.


Fietta Jarque / Abril 2012

GALERÍA BEGOÑA MALONE

Del 13 de abril al 26 de mayo

EL COLOR DE LAS PALABRAS

PINTURASpinturas/pinturas.html
CURRICULUMcurriculum.html
HOME
EVENTOSeventos/eventos.html
CONTACTOcontacto.html